Los entrenadores personales en Madrid son muy exigentes y saben que para estar en forma se necesita ir un poco más allá de nuestro entrenamiento habitual, así que a continuación te proponemos cinco ejercicios que te harán sudar la gota gorda y determinar si estás realmente en forma o no. ¡A entrenar!

SPRINTING + FLEXIONES

El running está de moda y cada vez son más las personas que salen a rodar y a quemar kilómetros. Sin embargo, ¿lo estamos haciendo realmente bien? Aumentar el tiempo de entrenamiento nos permite mejorar nuestra resistencia, pero largas distancias día tras día hacen que el cuerpo se acostumbre y no evolucione. ¿Cómo evitar eso? Esprintando, es decir: corriendo como alma que lleva el diablo. Lo ideal es calentar suavemente durante 15 minutos para después realizar ocho series de sprinting de unos 50 m, y tres días a la semana. Este ejercicio estimula todo el cuerpo y mantiene la fuerza de los músculos y el sistema nervioso. Después, para rematar, podemos hacer 20 flexiones normales y otras 20 en V.

SPRINT CUESTA ARRIBA

Otro ejercicio cardiovascular, el cual mejora la fuerza del cuerpo interior (además de que no recarga la columna vertebral), es esprintar cuesta arriba tras un buen calentamiento. El número de carreras dependerá de tu preparación y resistencia, así como de la inclinación de la cuesta. En cuanto a la subida, debemos poder correr a toda velocidad cuesta arriba un mínimo de cinco segundos. Para bajar, hazlo en zigzag para evitar sobrecargar las rodillas.

SENTADILLAS CON PRESS SOBRE LA CABEZA CON MANCUERNAS

Con este ejercicio se potencia la pérdida de grasa durante el mismo y después de él gracias al exceso de consumo de oxígeno tras el ejercicio, además de que se potencian casi todos los músculos del cuerpo, encendiendo rápidamente el sistema cardiovascular. Para realizarlo: con los pies separados a la altura de los hombros y con una mancuerna en cada mano de manera que los codos estén mirando al frente (manos arriba y palmas mirando hacia dentro), ponte en cuclillas lo más abajo posible, llegando con los glúteos por debajo de las rodillas. Después sube y empuja las pesas hacia arriba estirando bien los codos. Baja a la posición inicial y repite durante unas seis u ocho series de 20 segundos cada una. Mantente recto y controla el peso de las mancuernas.

REMO PENDLAY

Este ejercicio está recomendado para fortalecer los músculos de la espalda. De pie, con las piernas separadas a la altura de los hombros, las rodillas ligeramente dobladas y los glúteos hacia atrás, inclínate desde las caderas de manera que el torso quede paralelo al suelo. Coge la barra cargada del suelo y tira con los hombros hacia atrás hasta que la barra llegue al estómago. Baja de la misma manera y coloca la barra en el suelo. Realiza entre 8 y 12 repeticiones.

PUSH-UP PLIOMÉTRICO DE RODILLAS

El objetivo de este ejercicio es fortalecer el tronco. Colócate de rodillas en el suelo y cruza los pies. Mantente rígido, dibujando una línea recta desde las rodillas a los hombros. Tírate hacia el suelo de manera que las manos corten la caída y empújate con ellas para volver a la posición inicial. Es difícil, así que el esfuerzo tendrá que ser mayor, al igual que los resultados. Realiza entre 3 y 5 series de 20 flexiones.